PARTE DE GUERRA

Retomo el blog después de mucho tiempo, ya que desde agosto de 2021 no publicaba nada. Toda una eternidad en el mundo viejuno de los blogueros que impone sacar una entrada cada semana o al menos cada mes. Cuando empecé Historias del Antropoceno tenía claro que no iba a agobiarme, ni a marcarme plazos aún sabiendo que esta falta de periodicidad podría afectar al número de lecturas de mis entradas y demás. ¿A quién le importa?


Además, este tiempo lo he utilizado para escribir mi nuevo libro sobre trabajo social (del que muy pronto habrá noticias) y para dirigir, producir y montar junto a @Aman Hamoudi nuestro primer documental: Trabajo Social Rural. Las Chicas del Pras que estrenaremos en breve. Sirva esta breve explicación para justificarme: no ha sido pereza, sino falta de tiempo. Quien mucho abarca, poco aprieta y yo soy de los que piensa que debemos ser honestos con nosotros y ser conscientes de nuestras limitaciones.





Vuelvo a escribir en el blog para reflexionar sobre lo que nunca debería ser noticia: la guerra.

El 24 de febrero de este 2022 el presidente de Rusia declaró:


“He tomado la decisión de llevar a cabo una operación militar especial[1]. Su objetivo será defender al pueblo que durante ocho años ha sufrido persecución y genocidio por parte del régimen de Kiev. Para ello, apuntaremos a la desmilitarización y desnazificación de Ucrania”.

Son muchas las voces y las crónicas de especialistas que están escribiendo estos días sobre el horror de la guerra y no creo que pueda, ni deba, aportar nada al respecto. Sin embargo, sí que me surgen muchas dudas cuando escucho las conversaciones de la gente tipo: - “Estos comunistas han sido los mayores asesinos de la historia”, “quieren implantar de nuevo la Unión Soviética”. - Como si el régimen de Putin tuviera algo que ver con la Rusia de los Soviets, o la dictadura asesina de Stalin. Como si Paquirrín fuera igual que Cayetano.


Putin, antiguo director de la KGB, gobierna Rusia con mano de hierro desde hace 22 años y ha utilizado a presidentes peleles para seguir en el poder incluso existiendo una limitación constitucional para que nadie pudiera estar más de dos mandatos seguidos.[2]


Lo cierto es que el dictador ruso está mas influenciado por las ideas del fascismo cristiano que de los antiguos camaradas de grandes barbas y banderas con hoces y martillos. Por ello políticos de extrema derecha de todo el mundo, no dudaron en el pasado en posar junto a él: Bolsonaro, Le Pen o Viktor Orbán (lo mejorcito de cada casa), los tres líderes con los que se reunió Abascal en Madrid el 29 de enero. En este acto acusaban a Putin de ponernos al borde de la guerra (excepto Le Pen que se desmarcaba por estar Francia “intermediando”), pero 48 horas después Orban volvía a abrazar a la madre Rusia y se desdecía del comunicado firmado en Madrid[3]. Como te digo una co, te digo la o.


Además, Putin utiliza la confusión ideológica como nadie. Capaz de recibir a la vez el apoyo en esta guerra de lo que queda del “eje del Mal” de Bush: Corea del Norte al mando de Kim “rocket Man”, la rojísima Venezuela, Cuba e Irán. Como diría Rajoy parafraseando a Romanones: “¡Joder que tropa!”.


Además Putín también utiliza la religión en su beneficio: diez mil chechenos especializados en combate urbano del Batallón Sur del Servicio de la Guardia Federal, y entre ellos integrantes sanguinarios del "escuadrón de la muerte", se dirigen al grito de ¡Al·lahu-àkbar! a luchar por la madre Rusia en Ucrania. Eso sí: cristianos y musulmanes tienen que cuadrarse ante el himno y la bandera de Rusia que cada día tiene más el semblante de Putin.


Si observamos al otro lado, vemos que la reciente historia de Ucrania desde su independencia de Moscú en 1991 tampoco ha resultado ser un paseo por las nubes: presidentes electos acusados de fraude electoral y graves irregularidades. Antiguas jefas de compañías energéticas llegando al poder, como Yulia Timoshenko, para luego ser depuestas por abuso del mismo. Separatistas prorrusos de la región oriental del Donbáss declarando su independencia en 2014. En 2019 la CIA avisaba de que “los extremistas supremacistas están utilizando Ucrania” como nido de la extrema derecha. Lo cierto es que en la guerra civil, en la que han fallecido más de 10.000 personas, para luchar contra “los separatistas del Donbáss, el gobierno se apoyó en grupos y movimientos neofascistas como Pray Sector cuyo lider, Dmytro Yarosh, llegó a presentarse a la presidencia en mayo de 2014, aunque apenas recibió el 1% de los votos[4].


Hoy su presidente es un antiguo cómico que se toma su cargo muy en serio (le va la vida en ello) y el alcalde de la ciudad de Kiev es el antiguo campeón del mundo de boxeo: Vitali Klichkó.


Esto es un guirigay del copón. Y a mi me surgen muchas dudas:


En mi opinión creo que esta guerra va más allá de lo ideológico, de hecho, la ideología es prisionera de los poderes fácticos. Retuercen los ideales, transforman los valores persiguiendo otros intereses: ¿el gas? ¿la salida al mar? ¿comenzar una nueva era imperialista?


Sea como fuere, la frase que dijo el senador Hiram Johnson tiene más relevancia que nunca: «La primera víctima cuando llega la guerra es la verdad» (1917). La excusa de Rusia de desnazificar Ucrania (que a lo largo de la historia ha sufrido tanto las consecuencias de la invasión nazi como del horror del Holodomor ruso en el que fallecieron cinco millones de personas de hambre) no justifica una guerra, porque la guerra no tiene justificación alguna. Ese es el problema.


¿Por qué USA invade países como Afganistán o Irak utilizando falsas pruebas y ondeando la bandera de la libertad y la democracia? ¿Acaso no hace lo mismo Rusia? ¿Por qué la OTAN participa en esas invasiones y en ésta no acude a ayudar a Ucrania? ¿ Quizá porque el rival es más grande? ¿Por miedo a la tercera guerra mundial? No os preocupéis. Antes de que llegue la tercera guerra mundial habrá una guerra civil entre las dos Españas para ir abriendo boca.


¿Por qué se sanciona a Rusia eliminándola del mundial de Qatar? ¿Por qué se celebra un mundial en Qatar? Un país que acaba de dar 100 latigazos a una mujer por denunciar una agresión sexual[5] ¿Qué hipocresía es ésta?


¿Por qué España manda armas a Ucrania y hace caso omiso al frente polisario ante la agresión marroquí en el paso de Guerguerat en 2020? ¿Por qué nos preocupa más Ucrania que los conflictos en Siria? ¿Por ser rubios y no moros? ¿Será que vale más la vida de un europeo que la de un africano?


¿Ya no importa el régimen de terror de los talibanes?


Y mientras tanto el pueblo sufre. Las madres huyen con sus hijos o se esconden en zulos. Los hombres se separan llorando de sus familias para morir por otra guerra injusta y Occidente mira hacia otro lado. Y yo, no se ni que decir a mi musa ucraniana de instagram, que da las gracias por estar otro día viva y que pide ayuda para su país.

¿De qué sirve la ONU?


Mientras exista el derecho a veto, mientras los estados no cedan su poder individual (quizá otorgándoles más valor a su voto por proporcionalidad) en beneficio de toda la colectividad, el mundo está en manos de los señores de la guerra.


Este es el inicio de una nueva serie de historias del Antropoceno. La edad en la que la humanidad se destruye así misma.


 

[1] Al parecer el Kremlin ha prohibido utilizar en todo momento el término guerra, sustituyéndolo por operación militar. En el telediario de TVE del día 27 el reportero indica que ya en Rusia circula el chiste de cambiar el nombre de la novela de Leon Tolstoi: “Guerra y Paz” por “operación militar y paz”. [2] Recomiendo las entrevistas del director de cine Oliver Stone a Putin. Cuatro capítulos que están disponibles en YouTube. [3] Fuente: Orbán sella un acuerdo con Putin 48 horas después de firmar un comunicado contra él (elespanol.com) [4] Fuente: https://www.eulixe.com/articulo/reportajes/ucrania-base-operaciones-extrema-derecha-global/20191003140200016826.htmle [5] Paola Schietekat: la mexicana condenada a 100 latigazos en Qatar tras denunciar que sufrió una agresión - BBC News Mundo

67 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo